lunes, 19 de septiembre de 2016

LA PESTAÑA DEL LOBO


“Si no sales al bosque, jamás ocurrirá nada 
y tu vida jamás empezará 
—No salgas al bosque, no salgas —dijeron ellos. 
—¿Por qué no? ¿Por qué no tengo que salir al bosque esta noche? —preguntó ella. 
—En el bosque habita un enorme lobo que se come a las personas como tú. No salgas al bosque, no salgas por lo que más quieras. 
Pero, naturalmente, ella salió al bosque y, como era de esperar, se encontró con el Lobo, tal como ellos le habían advertido. 
—¿Lo ves? Ya te lo decíamos —graznaron. 
—Eso es mi vida, no un cuento de hadas, zopencos —replicó ella—. Tengo que ir al bosque y encontrarme con el lobo; de lo contrario, mi vida jamás podrá empezar. 

Pero el lobo que ella encontró había caído en una trampa, se le había quedado la pata prendida en un cepo.
—¡Socorro, auxilio! ¡Ay, ay, ay! —gritaba el lobo—. ¡Socorro, ayúdame y te daré la justa recompensa! —añadió. 
Porque eso es lo que hacen los lobos en los cuentos de esta clase. 
—¿Y cómo sé yo que no me vas a hacer daño? —le preguntó ella, pues su misión era hacer preguntas—. ¿Cómo sé yo que no me matarás y me dejarás reducida a los puros huesos? 
—Mala pregunta —dijo el lobo—. Tendrás que confiar en mi palabra. 

Y el lobo reanudó sus aullidos y lamentos. 
¡Ay! ¡Ay! ¡Ay! 
Sólo hay una pregunta 
que merece la pena hacer, hermosa doncella, 
¿dóooonde está 
el 
almaaaaaa? 
—Oh, lobo, voy a correr el riesgo. ¡Vamos allá! 
Abrió la trampa, el lobo sacó la pata y ella se la envolvió con hierbas medicinales y plantas. 

—Oh, gracias, dulce doncella, mil gracias ——dijo el lobo, lanzando un suspiro. 
Pero, como había leído demasiados cuentos que no debía, ella exclamó: 
—Bueno, ahora ya puedes matarme, anda, terminemos de una vez. 
Pero no fue eso lo que ocurrió. En su lugar, el lobo alargó la pata y se la apoyó en el brazo. 
—Soy un lobo de otro tiempo y lugar —dijo. Y, arrancándose una pestaña del ojo, se la entregó diciendo—: Úsala y procura ser sabia. De ahora en adelante sabrás quién es bueno y quién no lo es tanto. Mira a través de mi ojo y lo verás todo con claridad. 
Por dejarme vivir, 
te ofrezco vivir 
como jamás en tu vida has vivido. 
Recuerda que sólo hay una pregunta 
que merece la pena hacer, hermosa doncella, 
¿dóooonde está 
el 
almaaaaaa? 
Y así la doncella regresó a la aldea, 
alegrándose de estar viva. 
Y esta vez cuando ellos le dijeron, 
“Quédate aquí y cásate conmigo“, 
o “Haz lo que te digo”, 
o “Di lo que yo quiero que digas, 
pero que todo quede tan en secreto 
como el día en que viniste”, 


la doncella tomó la pestaña del lobo 
miró a través de ella 
y vio sus motivos 
tal como jamás los había visto. 
Y la vez en que 
el carnicero pesó la carne 
ella miró a través de la pestaña del lobo 
y vio que pesaba también su pulgar. 
Y miró al pretendiente 
que le decía “Soy el que te conviene“, 
y vio que no le convenía para nada. 
Y de esta manera y muchas más 
se salvó 
no de todas 
pero sí de muchas 
desgracias. 
Pero, además, con esta nueva visión, no sólo vio al astuto y al cruel sino que el corazón se le hizo inmensamente grande, pues miraba a las personas y las volvía a calibrar gracias al don que le había otorgado el lobo al que ella había salvado. 


Y vio a los que eran verdaderamente buenos 
y se acercó a ellos, 
encontró a su compañero 
y permaneció a su lado todos los días de su vida, 
percibió a los valerosos 
y se acercó a ellos, 
captó a los fieles 
y se unió a ellos, 
vio perplejidad por debajo de la cólera 
y se apresuró a disiparla, 
vio amor en los ojos de los tímidos 
y se inclinó hacia ellos, 
vio sufrimiento en los callados 
y cortejó su risa, 
vio necesidad en el hombre sin palabras 
y le habló, 
vio fe en lo más hondo de la mujer 
que afirmaba no tenerla 
y se la volvió a encender con la suya. 
Vio todas las cosas 
con la pestaña del lobo, 
todas las cosas verdaderas 
y todas las cosas falsas, 
todas las cosas que iban contra la vida 
y todas las cosas que iban a favor de la vida, 
todas las cosas que sólo podían verse 
a través de los ojos de aquel 
que pesa el corazón con el corazón, 
y no sólo con la mente. 

Así descubrió que era cierto lo que dicen, que el lobo es la más sabia de las criaturas. Si prestas atención, el lobo cuando aúlla hace siempre la pregunta más importante, no dónde está el alimento más próximo, la pelea más próxima o la danza más próxima,
sino la pregunta más importante
para ver dentro y detrás,
para sopesar el valor de todo lo que vive,
¿dóooonde estáaaa
el
almaaaa?
¿Dónde está el alma?
¿Dónde está el alma?
Sal al bosque, sal enseguida. Si no sales al bosque,
jamás ocurrirá nada y tu vida no empezará jamás.
Sal al bosque,
sal enseguida.
Sal al bosque,
sal enseguida.

Selección de “La pestaña del lobo”, poema original en prosa de C. P. Estés, copyright 1970, de Rowing Songs for the Night Sea Journey, Contemporary Chants.

Fotografías de Alexandra Bochkareva

viernes, 19 de agosto de 2016

La Ruptura del Linaje Materno y El Precio de Volver se Auténtica

Este esclarecedor artículo traducido por Carlota Franco del original: "The Rupture of the Mother Line and the Cost of Becoming Real." Comprender la brecha entre madres e hijas nos impulsa a realizar un camino profundo de sanación de la herida femenina:


Una de las experiencias más duras que puedes tener como hija en la relación con tu madre es darte cuenta de que ella está inconscientemente involucrada en tu insignificancia. Ante este sentimiento, es verdaderamente desgarrador ver que, más allá de su propia herida, la persona que te dio a luz siente, inconscientemente, tu empoderamiento como una pérdida propia. En el fondo no es una tragedia personal, sino de nuestra cultura patriarcal, que dice a las mujeres que somos “menos que”. Todas deseamos ser auténticas, ser vistas tal como somos, ser aceptadas, y ser amadas por quien realmente somos. Es una necesidad humana. Lo cierto es que el proceso de convertirnos en nosotras mismas implica ser complicadas, fuertes, intensas, asertivas y complejas, cualidades que el patriarcado pinta como poco atractivas en una mujer.

Históricamente, nuestra cultura ha sido reacia a la idea de las mujeres como seres individuales.
El patriarcado identifica a las mujeres atractivas como seres complacientes, que buscan ser aprobadas, cuidan las emociones, evitan el conflicto y toleran el maltrato. En cierta medida, las madres transmiten esta imagen a sus hijas, y hacen que inconscientemente se construyan una falso yo, a menudo a través de la máscara de “la rebelde”, “la solitaria” o “la niña buena”. El mensaje principal es “Para ser amada no debes crecer”. Sin embargo, las nuevas generaciones de mujeres tenemos el deseo de ser auténticas. Se podría decir que, con cada nueva generación, el patriarcado se debilita y el deseo de ser auténticas se va fortaleciendo entre las mujeres, de hecho, está empezando a ser urgente.

El anhelo de ser auténtica y la añoranza de la madre

Se trata de un dilema para las hijas criadas en el patriarcado. El anhelo de ser tú misma y el anhelo de ser cuidada, se convierten en necesidades que compiten entre sí, parece que tengamos que elegir entre una de las dos. Esto sucede porque tu empoderamiento está limitado en la medida en que tu madre ha internalizado las creencias patriarcales y espera que tú las acates. La presión de tu madre para que no crezcas depende principalmente de dos factores: 1) el grado en que ella haya internalizado las creencias patriarcales limitantes de su propia madre y 2) el alcance de sus propias carencias por estar divorciada de su yo verdadero. Estas dos cosas mutilan la capacidad de la madre de iniciar a su hija a su propia vida.
El costo de convertirte en tu ser auténtico a menudo implica cierto grado de “ruptura” con el linaje materno. Cuando esto sucede, se rompen los hilos patriarcales del linaje materno, algo esencial para una vida adulta sana y poderosa. Por lo general se manifiesta en alguna forma de dolor o conflicto con la madre. Las rupturas del linaje materno pueden adoptar diversas formas: desde conflictos y desacuerdos hasta distanciamiento y desarraigo. Es un viaje personal y es distinto para cada mujer. Básicamente, la ruptura sirve para la transformación y la sanación. Forma parte del impulso evolutivo del despertar femenino para empoderarse con más consciencia. Es el nacimiento de la “madre no patriarcal” y el comienzo de la verdadera libertad e individualización.

Por una parte, en las relaciones madre/hija más sanas, la ruptura puede provocar un conflicto, pero en realidad sirve para fortalecer el vínculo y hacerlo más auténtico. Por otra parte, en las relaciones madre/hija agresivas y menos sanas, la ruptura puede desencadenar heridas no sanadas en la madre, y provocar que esta arremeta contra su hija o la repudie. Y en muchos casos, desafortunadamente, la única opción de la hija será mantenerse a distancia indefinidamente para conservar su propio bienestar emocional. Así, en vez de ver que es el resultado de tu deseo de crecimiento, la madre puede sentir tu alejamiento/ruptura como una amenaza, un ataque personal y directo hacia ella, un rechazo a quien es ella. Ante esta situación, puede resultar desgarrador constatar que tu deseo de empoderamiento o de crecimiento personal puede hacer que tu madre, ciegamente, te vea como una enemiga.

“No puedo ser feliz si mi madre es infeliz” ¿Has sentido esto alguna vez?
Generalmente, esta creencia procede del dolor que te causa ver a tu madre sufrir por sus propias carencias y la compasión que te produce su lucha bajo el peso de las demandas del patriarcado. Sin embargo, cuando sacrificamos nuestra propia felicidad por la de nuestras madres, en realidad impedimos la sanación necesaria que produce llorar la herida en nuestro linaje materno. Esto solo provoca el estancamiento de ambas. Por mucho que lo intentemos, nosotras no podemos sanar a nuestras madres, y no podemos conseguir que nos vean tal como somos. El duelo es lo que trae la sanación. Tenemos que llorar por nosotras y por nuestro linaje materno. Este duelo trae consigo una gran liberación.

Dejar que nuestras madres sean seres individuales nos libera (como hijas) para ser seres individuales. Las creencias patriarcales promueven un nudo inconsciente entre madres e hijas, en el que solo una de ellas puede tener el poder. Es una dinámica de “una de las dos” basada en la escasez que deja a ambas sin poder alguno. Para las madres que han sido especialmente privadas de su poder, sus hijas pueden convertirse en “el alimento” de su identidad atrofiada y en el vertedero de sus problemas. Debemos permitir que nuestras madres recorran su propio camino y dejar de sacrificarnos por ellas.

Tradicionalmente, a las mujeres se nos ha enseñado que es noble cargar con el dolor de los demás; que el cuidado emocional es nuestro deber y que deberíamos sentirnos culpables si nos desviamos de esta función. En este contexto, la culpa no tiene que ver con la consciencia sino con el control. Este sentimiento de culpa nos mantiene atadas a nuestras madres, nos debilita y hace que ignoremos nuestro poder. Tenemos que darnos cuenta de que no hay ningún motivo real para sentirnos culpables. El rol de cuidadora emocional nunca ha sido un rol genuinamente nuestro, simplemente forma parte de nuestro legado de opresión. Si lo miramos así, dejaremos de consentir que la culpa nos controle.

Abstenernos del cuidado emocional y dejar que la gente aprenda sus propias lecciones es una forma de respetarnos a nosotras mismas y de respetar a los demás.
Contrariamente a lo que nos han enseñado, no tenemos que sanar a toda nuestra familia. Sólo tenemos que sanarnos a nosotras mismas. En vez de sentirte culpable por no ser capaz de sanar a tu madre ni a los otros miembros de tu familia, date el permiso de ser inocente. Si lo haces, recuperas tu construcción personal y el poder que te quitó la herida materna. Y en consecuencia, devuelves a tus familiares el poder de seguir su propio camino. Se trata de un gran cambio energético que se da al apropiarnos de nuestro valor y se ha demostrado que podemos conservar nuestro poder a pesar de los llamamientos a entregarlo a los demás.

El precio de transformarnos en auténticas nunca es tan alto como el precio de permanecer en un “yo” falso.
Es posible que nuestras madres (y nuestras familias) nos den la espalda cuando nos convirtamos en más auténticas. Podemos sentir hostilidad, rechazo, rabia, y una denigración total. Y puede resultar asombrosa la rapidez con la que nos pueden rechazar o abandonar cuando dejamos de sobre-funcionar y expresamos nuestro auténtico ser. La madre cumple la función de “proveedora de la iniciación” lo que lanza a la hija a vivir su propia vida, pero este rol es solo posible en la medida que la madre haya experimentado o vivido su propia iniciación. Pero los procesos sanos de separación entre madres e hijas están muy boicoteados en la cultura patriarcal.

El problema es que muchas mujeres se pasan la vida entera esperando que su madre las empuje a vivir sus propias vidas, cuando sus madres son simplemente incapaces de hacerlo.
Es muy habitual ver cómo se pospone el duelo de la herida materna en mujeres que constantemente regresan al pozo negro de sus madres, buscando un permiso y un amor que ellas simplemente no tienen la capacidad de dar. En vez de completar este duelo, muchas mujeres tienden a culparse, y esto las bloquea. Tenemos que lamentar que nuestras madres no puedan ofrecernos una iniciación que ellas nunca recibieron y embarcarnos conscientemente en nuestra propia iniciación.

Parte de este proceso es aceptar este profundo dolor existencial, para poder iniciarnos en la libertad y la creatividad de nuestras propias vidas. Y al final, este dolor da paso a una compasión genuina y a la gratitud hacia nuestras madres y a las madres de nuestras madres. Es importante ver que, al rechazar las creencias patriarcales que dicen que para ser aceptadas deberíamos permanecer pequeñas, no estamos rechazando a nuestras madres.

Crear un espacio seguro para el anhelo de la madre

Aunque seamos mujeres adultas, añoramos a nuestra madre. Puede ser desgarrador sentir este anhelo y saber que nuestra propia madre no puede satisfacerlo, aunque hizo lo que pudo. Es importante enfrentarse a este hecho y llorarlo. Tu anhelo es sagrado y debe ser honrado. Dejar un espacio para el duelo es una parte importante de ser una buena madre para ti misma. Si no hacemos un duelo sincero de nuestra necesidad insatisfecha de cuidado maternal, inconscientemente interferirá en nuestras relaciones, causando dolor y conflicto.

No se trata de un trabajo de superación personal cualquiera. Sanar la herida de la madre es esencial y fundamental; es un trabajo en profundidad que te transforma interiormente y te libera, como mujer, de cadenas centenarias heredadas de tu linaje materno. Tenemos que desintoxicarnos de los hilos patriarcales en nuestro linaje materno para avanzar en nuestro empoderamiento.

Estamos siendo llamadas a encontrar en lo más profundo de nosotras aquello que no se nos dio. Al reclamar nuestra propia iniciación mediante la sanación de la herida materna, juntas, al unísono, encarnamos cada vez más a la diosa que está dando a luz a un nuevo mundo.


La Mujer Salvaje

Al ver este título, las mujeres que hemos leído el libro: “Mujeres Que Corren con los Lobos”, inmediatamente conectamos con el arquetipo de mujer que representa la expresión del alma femenina. Salvaje sería sinónimo de sanada, con cicatrices cerradas y dispuesta a llevar la medicina a todas las cosas en forma de relato, cuento, sueños, palabras, símbolos…

La palabra “salvaje” nos remite a considerarla como una criatura natural, integrada como hija de la tierra y abrazada a su naturaleza cíclica y creativa. Representa también a la mujer que no se deja influenciar o embaucar por las influencias externas, dirigiéndose en todo momento por su brújula interna, pues sabe que le va la vida en ello.

Cuando pienso en cómo una mujer puede realizar el cambio que garantice el éxito en cuerpo y alma, se presenta a mi conciencia una palabra que quiere expresarse con fuerza, esa palabra es: VOLUNTAD.

Si somos humanas en camino a convertirnos en Magas de la Tierra, con la cualidad de poder recibir en cada momento aquello que necesitamos, debemos darnos cuenta de que podemos liberar los personajes que hasta ahora hemos representado en nuestro escenario de vida.
Ya hemos descubierto que de nada sirve echar la culpa a los demás por nuestros "dramas", ya sabemos que podemos elegir y crear nuestra realidad, ahora falta tomar plenamente la VOLUNTAD para llevar a cabo nuestras decisiones.

Abre los ojos para sentir que estás en el lugar adecuado y en el momento correcto para hacer lo que tienes que hacer.

Estamos abriendo un ciclo planetario, La Mujer Salvaje sienta la base para una dimensión a un nivel superior. Es la mujer que ha pasado por un proceso de individuación y está a punto de abrirse al hombre, convertirse en parte de la Pareja Creadora. Desde ahí descubrirá nuevas dimensiones de su ser y podrá albergar nueva vida.

 
Como Mujer Exiliada, Visionaria, Solitaria, Alquimista, Niña, Musa y ahora Salvaje, cada una de nosotras puede ser receptiva y preparar sus circuitos para fortalecerse, limpiar su físico igual que hemos estado limpiando nuestras emociones, y así poder luego atraer el masculino sagrado que integra la Realidad Mayor.
Siéntete cáliz receptivo, Santo Grial, en ti está la abundancia, eres hija de la Pachamama, la Tierra. Trae a ti la claridad mental y abraza tus dones para realizarte en ellos.

Date cuenta de que cuando hagas sonar tu diapasón, otro diapasón comenzará a resonar debido a una vibración similar. A través de tu VOLUNTAD puedes volver a “dar la nota”. Tú eres la vibración de toda tu esencia, cuando te abres a realizar tu Propósito, surge una natural vibración que llena tu útero-corazón y la reverberación que se crea es un intercambio de información, un dar y recibir.

La comunicación que fluye en el dar y recibir es también el sustento de las relaciones humanas. Lo que nos hace sentir a gusto y en equilibrio dentro de ellas. Al vaciarnos de lo que no es esencial, creamos espacio para lo que resuena con fuerza. Este vacío nos transporta al “ahora” y nos abre a la luz y la alegría.

Definamos objetivos

Tenemos la cualidad de poder recibir en cada momento lo que necesitamos

Existen caminos alternativos a los que hemos tomado hasta ahora

La vida es un cúmulo de sincronicidades que nos traen la magia en el camino, 

¿qué hacemos ahora?


¡PONERNOS MANOS A LA OBRA!





sábado, 23 de julio de 2016

Adversari@s y Aliad@s en el Camino de Vuelta a Casa

La mayor parte de nosotras nos pasamos la vida tratando de ver que sentido tienen las circunstancias que se van produciendo en nuestra vida. Buscamos el significado a través de la revisión de nuestra historia, de la familia de la que procedemos, del lugar donde nacimos y crecimos, de las dificultades por las que hemos tenido que pasar... de nuestros triunfos y de nuestros fracasos. Nuestra historia nos proporciona un sentido de identidad y nos ayuda a organizarnos para reorientarnos en una dirección que nos otorgue sentido y desarrollo.

En una sociedad patriarcal, la mujer se escinde de su naturaleza femenina en su esfuerzo por ser aceptada. El primer vínculo con lo femenino es el vínculo con la madre, pero dado que ella también está inmersa en esta cultura, su imagen se nos aparece estereotipada hasta el punto de que la imagen arquetípica de La Madre pierde sentido. Es heredera de la sensación de inferioridad femenina, muchas veces convertida en víctima, lo que refuerza que busquemos otros modelos más atractivos en sintonía con los valores vigentes: búsqueda de estatus, productividad, ansia de perfección...

El viaje de vuelta a casa comienza cuando nos damos cuenta de que nos hemos alejado de lo femenino y hemos vivido desde los valores y visión masculinos. Hemos sido orientadas hacia la productividad en un entorno competitivo, y así, cada día, con nuestra armadura y nuestra espada, nos dirigimos hacia el campo de batalla para alcanzar el éxito. Metas como títulos académicos, prestigio, ascensos, aplausos por la labor artística, relaciones amorosas y estabilidad económica, forman parte de la búsqueda de identidad de cualquier mujer. Es de este modo como nos convertimos en exiliadas en nuestro propio cuerpo. Separadas de nuestra propia esencia y llenando cada día de cosas que hacer sin tener el espacio para simplemente ser.

Entonces surge algo que nos invita a ir más allá de la seguridad de lo conocido, damos un paso firme y preparamos el viaje en busca de una misma, pero ninguna mujer viaja sola. En el transcurso de cualquier viaje heroico nos vamos encontrando gran cantidad de aliados y enemigos. De hecho algunos aliados funcionan como enemigos y al revés.

Vamos a examinar las pruebas que pueden presentarse en el camino para estar preparadas y tener más recursos para afrontarlas.

El primer adversario puede mostrarse en forma de voz interna que suena algo así: ¿para qué te vas a aventurar...? Se está bien aquí, ya conoces esta forma de vida... ya lo tienes controlado.... no te va tan mal... no lo vas a lograr y vas a perder un montón de tiempo... vas a sufrir... no merece la pena...
Tus aliados serán la esperanza y la perseverancia. Has de creer en ti misma y en la integridad de tu búsqueda aunque estés llena de dudas. Es aquí donde tu intención firme será decisiva para vencer las resistencias
y los miedos al cambio.

El segundo adversario es la dependencia emocional. A las mujeres se nos ha enseñado a dejar de lado nuestras necesidades por amor a otra persona y a velar por las necesidades de dependencia de otros y a la vez creemos inconscientemente que debe de haber alguien que vele por nosotras. ¡Ojo! Este adversario puede mostrarse de forma muy sutil y escurridiza. A menudo se cuela cuando no nos atrevemos a hacer algo nuevo solas y nos volvemos cómodas buscando que otro (pareja, familiar) haga la tarea, o cuando complacemos en exceso impidiendo que el otro tome parte activa y responsable...
Observa si te entregas y luego sientes que has sido utilizada, o si desearías comunicarte más libremente pero algo te lo impide.
El aliado contra la dependencia es la autoestima, y ¿Sabéis dónde se cultiva?
En el corazón. A través del amor a ti misma, mirándote con buenos ojos, tal como eres en este momento es como poco, aceptable y abrirte a la reconciliación profunda con tu pasado y presente.

Otro adversario es el mito de la inferioridad de la mujer. Toda mujer lleva un patriarca interiorizado que refleja las creencias del conjunto de la sociedad respecto a la inferioridad de las mujeres y soporta el peso de al menos 5.000 años de pensamiento patriarcal. Por ello tendemos a ser tan críticas con nosotras mismas mientras que los hombres tienen la tendencia de juzgar a los demás. Está grabado en nuestra memoria colectiva y lo que podemos hacer es identificar su voz cuando nos autoexigimos y tendemos al perfeccionismo.
Nuestro aliado será tomar conciencia de que somos mujeres en tiempos de profundos cambios, estamos pasando de una era de predominio de lo masculino y lo dual a un nuevo tiempo basado en la energía femenina y el sentimiento de unidad y que poquito a poco vamos tomando nuestro lugar.

El amor romántico es otro mito grabado a fuego desde los cuentos infantiles, películas, canciones... fantasías...encontrar una figura masculina que nos mantenga por siempre enamoradas, nos resuelva los problemas y llene nuestros vacíos. Esto llevado a un nivel más sutil, podría manifestarse como la actitud de esperar que una vez que se asiente algo en el exterior, nuestra vida cambie y alcancemos la felicidad. Esperamos la transformación como un rescate desde fuera y no como resultado de nuestro crecimiento interior.

La confianza en el proceso de la vida es el aliado que nos ayudará a vaciarnos de falsas esperanzas y empezar a vivir nuestras propias aventuras.
Hay otro mito a enfrentar como mujeres: es el de que nunca es suficienteA menudo la mujer se pierde en la búsqueda del éxito y la validación continuos y se sucumbe ante las expectativas y exigencias de lo demás.
Nuestro aliado lo hallaremos poniendo límites que respeten nuestro bienestar y aprendiendo a decir “No”.

Una antorcha para iluminar nuestro camino es una herramienta básica para la buena exploradora. Con ella una puede evitar tener que dar rodeos innecesarios y ver mejor donde está el sendero que conduce a su destino, pero recuerda comprobar que sea tu luz interior la que ilumine tu camino.

Apuntes y reflexión personal del libro: "Ser Mujer, Un viaje Heróico" de Maureen Murdock

Si este artículo te vibra, y quieres Volver a Casa, estamos creando dos grupos en Zaragoza para el próximo curso. Si quieres conocerlo pincha aquí

lunes, 6 de junio de 2016

¡¡Abiertas las Inscripciones para Septiembre!!


Curso-Viaje: Zaragoza 2016/2017
VOLVER A CASA Viaje Interior Hacia Ti Misma


 BENEFICIOS DE VOLVER A CASA
Despertar el poder sanador de tu corazón
Nutrir tu energía femenina y armonizarla
 Reconciliarte con personas y situaciones de tu vida
Estar más presente, agradecer la vida que se te ha dado,
a quienes te han precedido y ayudado a nacer;
Tener una bonita relación contigo misma y crear más armonía con los demás
Vivir más cerca de tu Esencia, más acorde con quien tú eres.
Los beneficios que te aportará están determinados por el compromiso contigo mism@,
 la actitud con que vives tu vida y tu propia sabiduría interna.

¿Quieres embarcarte con nosotras?
Esta vez abrimos dos grupos de 12 mujeres comprometidas al ciclo completo

¿A QUIÉN VA DIRIGIDO?
Es adecuado para mujeres comprometidas con su transformación personal 
que anhelan despertar su energía sagrada femenina y armonizarla con la sagrada masculina.

¿QUÉ VAMOS A EXPERIMENTAR?
La naturaleza cíclica de lo femenino 
la importancia de marcar las transiciones en la vida: cerrar ciclos antes de abrir otros.
Armonización con el ciclo menstrual, el ciclo vital y otros ciclos en nuestra vida.
Nuestra relación con la Madre Tierra, el Sol y la Luna
La Antigua Rueda Sagrada de Britania/Avalon
 Los Naguales de la Cosmovisión Maya.
El amor por los Elementos de la Naturaleza
 y las Energías de lo Divino Femenino
Masculino y Femenino auténticos y su diferente forma de acceso a la realidad.
Crear un espacio sagrado y desarrollar tu sabiduría interior.

 ¿CÓMO LO HACEMOS?
A través de talleres vivenciales en dos modalidades posibles 
para que puedas elegir la que más te convenga.
El vehículo para este viaje es tu cuerpo,
tu intuición y la energía que unes al grupo.
Juntas formamos un cuerpo mayor, una experiencia enriquecida
 con dinámicas grupales, la visualización, el ritual y la creatividad

 APOYO ESCRITO Y DIGITAL
Para dar mayor soporte a lo vivencial, recibirás un dossier básico al principio de curso
 y un cuaderno de trabajo para cada uno de los 8 giros de la Sagrada Rueda del Año. 
Ambos en papel con bellas imágenes en color.

PROGRAMA CURSO-VIAJE 2016/2017 💟

Equinocio de Otoño

Del 21 de Septiembre al 1 de Noviembre
Oeste – Luna Menguante 
ELEMENTO TIERRA – Plano Corporal

Imagen: Lisa Iris

ASENTANDO RAÍCES 
ARQUETIPO: HECHICERA 
Mujer madura. Energía del momento pre-menstrual: 
Nos enfocamos en bajar a tierra y reforzar el vínculo con la Madre Universal: Isis 
Iniciamos nuestro viaje en descenso al interior… Somos el cuerpo de la Tierra 
Empezar a recordar quién soy 
El saboteador interno y la pérdida de rumbo 
Transformando enemigos en aliados para el camino 
Despertar la propia Naturaleza Instintiva: La Loba 
Honrando a Pachamama
________________________

SAMHAIN 

Del 1 de Noviembre al 21 de Diciembre
Noroeste – Luna Menguante hacia Nueva 
ELEMENTO TIERRA HACIA AIRE – Plano Corporal y Espiritual



COMIENZA EL DESCENSO
ARQUETIPO: BRUJA 
Concentración del poder interno
Sanación a través del propio linaje femenino
Arquetipos: Hekate y Cerridwen 
Aprender a soltar para llegar a la esencia 
 Vieja Sabia y relación con la muerte

EL MUNDO SUBTERRÁNEO 
El mensaje de las Diosas Oscuras 
El encuentro con la sombra 
La aceptación de mi misma
El viaje de Inanna 
El vuelo del águila: Recapitulación
____________________________

Solsticio de Invierno

Del 21 de Diciembre al 1 de Febrero
Norte - Luna Nueva 
ELEMENTO AIRE – Plano Espiritual 

Imagen: Sue Halstenberg

El MUNDO DE ARRIBA 
ARQUETIPO: GUÍA 
Permanecer en Quietud
Kuan Yin: La magia de la reconciliación 
Muerte y Regeneración
Vislumbrando el potencial 
La Mujer Búfalo Blanco 
La conexión espiritual 
El Origen y La Mujer Araña
__________________________

IMBOLC

Del 1 de Febrero al 21 de Marzo
Noreste - Luna Nueva hacia Creciente
ELEMENTO AIRE – Plano Espiritual 

Imagen: Sharon George

LAS AGUAS MEDICINALES 
ARQUETIPO: DONCELLA 
Renacer: la mariposa sale de la crisálida 
Brigit, la de la Triple Llama 
Bendiciones y permisos 
Despertando a la espontaneidad y la alegría 

¡PRIMEROS BROTES DE NUEVA VIDA! 
Sanación de la ruptura madre-hija 
Del mundo de las hadas al mito de Perséfone 
Revisión de las primeras decisiones y cambio del guión de vida 
La expresión libre de mi misma y mi naturaleza
_______________________

Equinocio de Primavera 

Del 21 de Marzo al 1 de Mayo
 Este - Luna Creciente 
ELEMENTO FUEGO – Plano Mental 

Imagen: Tamara Adams

BAJO EL SOL 
ARQUETIPO:  GUARDIANA
En busca de mi identidad y mi lugar en el mundo 
Bienvenida a la Menstruación 
Atreverse a brillar: Compartir los dones
Definir objetivos y enfocarse en ellos
Las diosas solares, Arquetipos de diosas invulnerables 
Artemisa, Aquehua, Atenea
Vínculo paterno y masculino interno
________________________

BELTANE 

Del 1 de Mayo al 21 de Junio
Sureste - Luna de Creciente a Llena 
ELEMENTO FUEGO HACIA EL AGUA – Plano Mental y Emocional

Imagen: Cheryl Rose

LA CAMPIÑA FLORIDA 
ARQUETIPO: LA AMANTE
Enamorarnos de la vida
Afrodita/Venus/Rhiannon
Cultivando el amor a una misma 
María Magdalena y el Matrimonio Sagrado
La Mujer Salvaje y la sensualidad 
Integración de Eva y Lilith 
Expresando una sexualidad sana y gozosa
__________________________

Solsticio de Verano

Del 21 de Junio al 1 de Agosto
Sur - Luna Llena 
ELEMENTO AGUA – Plano Emocional 

Imagen: Kahira Lynn

EL OCÉANO 
ARQUETIPO: MADRE
Rendición 
Los dones del ciclo menstrual 
La matríz femenina, centro creador de vida 
Comprender y manejar el mundo emocional 
Yemayá, Madre Primigenia

LA ISLA 
ARQUETIPO: SACERDOTISA
La Dama del Lago: llave mágica 
La llegada al hogar, al Centro de la Rueda
Apertura a la Vida y salto de Fe 
Cambio de percepción de la realidad 
Avalon Interior
__________________________

Lammas 

Del 1 de Agosto a 21 de septiembre
Suroeste - Luna Llena hacia Menguante
ELEMENTO AGUA HACIA TIERRA – Plano Emocional y Corporal

Imagen: Sue Halstenberg

LA COSECHA
ARQUETIPO: NUTRIDORA 
El equilibrio entre dar y recibir 
Entrega genuina vs. entrega por la necesidad de reconocimiento, poder, status...
Programas mentales de carencia y cambio al fluir en confianza 
Agradecimiento y reflexión
Madre Maíz, Ceres, Ker, Abuntia, Laksmi, Demeter
Llamando a la Abundancia

____________________________

Existe la posibilidad de realizar juntas un viaje a Glastonbury-Avalon: Chakra Corazón de la Tierra y Cuna de lo Sagrado Femenino al terminar el viaje interior :)


CREADO Y GUIADO POR 
Gabriella Robles
Psicóloga General Sanitaria
Constelaciones Familiares. Hipnosis Terapéutica
Guía de Viajes Sagrados a Glastonbury (Avalon)
 Tienda Roja Templo: Luciérnaga.
Ser Puente (TO-OM-RA Guatemala)
 Diksha Giver. Moon Mother Avanzada
Facilitadora  del Método de los Misterios de lo Femenino para Hombres y Mujeres® 


HORARIOS 

En Formato extendido: dos viernes al mes de Septiembre a Julio de 17:45 a 21:15 horas
Formato en 8 Festividades: Sábado de 10 a 19:00  y domingo de 10 a 13:30

FECHAS

Grupo viernes: 
Septiembre: 16 y 23
Octubre: 7 y 21
Noviembre: 4 y 18
Diciembre: 2 y 16
Enero: 13 y 20
Febrero: 10 y 24
Marzo: 10 y 24
Abril: 7 y 21
Mayo: 5 y 19
Junio: 2, 16 y 30
Julio: 14

Grupo 8 fines de semana:
Equinocio de Otoño - Septiembre: 24 y 25
Samhain - Noviembre: 5 y 6
Solsticio de Invierno - Diciembre 17 y 18
Imbolc - Febrero: 4 y 5
Equinocio de Primavera- Marzo: 18 y 19
Beltane - Abril: 22 y 23
Solsticio de Verano - Junio: 17 y 18
Lammas - Julio: 29 y 30

IMPORTANTE: Consulta la Información General 


LUGAR
Centro Tierra Pura
Calle Conde Aranda, 132 - 4º D
50003 ZARAGOZA

INFORMACIÓN E INSCRIPCIONES 
inmapsi@gmail.com   Tel. 654 11 25 58

sábado, 28 de mayo de 2016

Energía Masculina y Energía Femenina

Comparto un fragmento de la canalización de Jeshua por Pamela Kribbe que a mí me ha ayudado a comprender las energías femenina y masculina y a desarrollar mi trabajo posterior de integración.
Aunque es una canalización que tiene ya más de 10 años, el mensaje es intemporal. MI intención es que podáis hacer un puente con vuestro interior y cómo se refleja en vuestras vidas:



[...]Hoy me gustaría hablar sobre un tema que se extiende tiempo atrás en su historia: las energías masculinas y femeninas. Estas son viejas energías, con las cuales mucho está sucediendo ahora mismo.

Primero, quisiera decir algo con respecto a la naturaleza de lo masculino y de lo femenino.
Estas energías son dos aspectos del Uno. Por lo tanto ellas realmente no son opuestas o dualísticas, ellas son uno; son dos caras de una energía.

La energía masculina es el aspecto que está enfocado exteriormente. Es la parte de Dios o del Espíritu que conduce a una manifestación externa, que hace que el Espíritu se materialice y tome forma. Por lo tanto la energía masculina comprende una intensa fuerza creativa. Es natural para la energía masculina estar altamente enfocada y orientada hacia un fin. De esta manera, la energía masculina crea la individualidad. La energía masculina les permite a ustedes separarse de la Unidad, de la Totalidad, y ponerse de pie solos, y ser un individuo específico.

La energía femenina es la energía del Hogar. Es la energía de la Fuente Primordial, la Luz fluida, Ser puro. Es la energía que aún no se ha manifestado, el aspecto interno de las cosas. La energía femenina es oceánica y lo abarca todo; no diferencia o individualiza.

Ahora, imaginen a la energía femenina volviéndose consciente de un cierto movimiento dentro de ella, de una leve inquietud, un deseo de… extenderse hacia fuera, más allá de sus límites, moverse fuera de ella misma para lograr experiencia. Hay un deseo por algo nuevo, ¡por aventura! Y entonces llega a ella una energía que responde a ese deseo. Es la energía masculina que quiere estar a su servicio y la ayuda a manifestarse de ese modo, en forma. La energía masculina define y moldea a la energía femenina; y por su cooperación la suma total de energías puede tomar una dirección completamente nueva. Una nueva realidad puede ser creada en la cual todo puede ser explorado y experimentado, en cualquier forma cambiante de manifestación.
La danza de lo masculino y de lo femenino lleva hacia delante el espectáculo fluctuante de la realidad creada, de su creación. Éste es un espectáculo de gran belleza, en el cual las energías masculina y femenina se adoran mutuamente, y celebran su cooperación y juguetona unión. Y así es como debería ser. Las energías masculina y femenina deben estar juntas, son dos aspectos del Uno y juntas celebran la alegre manifestación que la Creación se supone que debe ser.

Ha sido dicho que en la comprensión final de quienes ustedes son, la única verdad que importa es: YO SOY. Y en este mantra místico, precisamente aquellos dos aspectos se funden. En el YO está la energía masculina, en el SOY la energía femenina. El YO es constrictor, diferenciador, da foco, da dirección, individualiza: Yo, no el otro, Yo. Y luego el SOY. El SOY es oceánico, todo envolvente; refleja el océano del Hogar, la energía femenina, la inagotable fuente que no comprende límites, ni diferenciación. El aspecto fluido y de unión es el núcleo de la energía femenina. En el YO SOY, lo masculino y lo femenino se juntan y felizmente unen sus energías. 




[...]Lo masculino y lo femenino dependen uno del otro. Cuando ellos luchan entre sí, las consecuencias son catastróficas. Pero los tiempos están cambiando. Desde los siglos XIX y XX la energía femenina está recuperando su fuerza y elevándose sobre el rol de víctima. Esta resurrección viene desde el interior profundo de la energía femenina. Finalmente ella ha alcanzado el límite exterior de su abnegación. En este punto, ella se ha mirado a sí misma a la cara y ha declarado: hasta aquí ha llegado.


[...]La energía femenina ha resucitado y su estrella se está elevando. En realidad, el asunto más urgente en este tiempo y época ¡¡es la transformación de la energía masculina!! Ahora es el momento para una nueva definición de la energía masculina. Yo bien podría haber llamado a esta canalización “el renacimiento de la energía masculina”. Porque quiero afirmar que es sólo en la reunión con una energía masculina madura y equilibrada que la energía femenina puede florecer nuevamente.

La energía femenina, en el siglo pasado (XX), e incluso antes, ha recobrado poder y fuerza. Ha comenzado a florecer de un modo nuevo y más equilibrado. A pesar de la desigualdad de los sexos, que aún está presente en su sociedad, el alza de la energía femenina es infrenable.
Sin embargo, la energía femenina no puede ganar fuerza y vitalidad total sin la cooperación de la energía masculina. Esto resulta ser así tanto a nivel colectivo como individual.

La energía femenina no puede realizar su avance final sin el apoyo de y la conexión con la energía masculina. Esto no es debido a una debilidad inherente en la energía femenina; es debido a la naturaleza esencial de las energías masculinas y femeninas: el hecho de que ellas están interconectadas y solo en cooperación pueden realizar sus potenciales más brillantes. ¡Es por esto que ahora es indispensable que la energía masculina se vuelva a moldear y se aventure a lo nuevo!

domingo, 8 de mayo de 2016

Afrodita: Diosa del Amor

 Os comparto los siguiente apuntes que he extraído del libro: “Las Diosas de Cada Mujer” de Jean Shinoda Bolen


A Afrodita, diosa del amor y de la belleza, la sitúo en una categoría por derecho propio como la diosa alquímica, una calificación adecuada para el proceso mágico o poder de transformación que ella, por sí sola, poseía. Según la mitología griega, Afrodita era una presencia sobrecogedora que hacía que los mortales y las deidades (a excepción de las tres diosas vírgenes) se enamorasen y concibieran nueva vida. Con Pigmalión, convirtió una estatua en una mujer viva (por el contrario, Atenea convertía a las personas en piedra). Era ella quién inspiraba la poesía y los discursos persuasivos, y simboliza el poder transformador y creativo del amor.

Aunque tiene algunas características comunes con las diosas vírgenes y con las diosas vulnerables, no pertenece a ninguno de estos grupos. Como diosa que tuvo más relaciones sexuales, definitivamente Afrodita no fue una diosa virgen, a pesar de que se parecía a Artemisa, Atenea y Hestia en hacer lo que le placía. Tampoco fue una diosa vulnerable a pesar de que se parecía a Hera, Deméter o Perséfone en estar vinculada a deidades masculinas y/o en tener hijas/os. Sin embargo, a diferencia de ellas, Afrodita nunca fue escogida como víctima y no sufrió como tal. En todas sus relaciones los sentimientos de deseo fueron recíprocos; nunca fue la víctima de la pasión indeseada de un hombre por ella. Valoraba más la experiencia emocional con los demás que su independencia de ellos (que era lo que motivaba a las diosas vírgenes) o los vínculos permanentes (que caracterizaba a las diosas vulnerables).

En tanto que diosa alquímica, Afrodita tiene en común algunas similitudes con las otras dos categorías, aunque es intrínsecamente diferente de ambas. Para Afrodita, las relaciones son importantes, pero no como compromisos con otras personas. Afrodita busca consumar relaciones y generar nueva vida. Este arquetipo puede expresarse a través de la relación física o a través de un proceso creativo. Lo que busca ella difiere de lo que buscan las diosas vírgenes, pero se parece a ellas en que es capaz de centrarse en lo que para ella tiene personalmente sentido; los demás no pueden apartarla de su meta. Y en cuanto lo que ella valora, es puramente subjetivo y no puede medirse en términos de éxito o de reconocimiento. Afrodita es (paradójicamente) muy similar a Hestia, que, aparentemente, es la diosa menos parecida a ella.

Cualquier persona o cualquier cosa que sea impregnada de belleza por Afrodita es irresistible. Se produce una atracción magnética, se produce una “química” especial entre dos personas, y desean la unión por encima de cualquier otra cosa. Sienten un impulso de acercarse, de llegar al coito, a la consumación del acto, “conocer” al otro, según el término “bíblico”. Aunque este ímpetu puede ser puramente sexual, el empuje suele ser más profundo, y representa un impulso psicológico y espiritual. El término coito está relacionado con comunicación o comunión; consumación sugiere una incitación a la realización o perfección; unión es fundirse juntos como una misma persona, y conocer es entender realmente al otro. El deseo de conocer y de ser conocido es lo que produce Afrodita. Si este deseo conduce a la intimidad física, de ella puede seguirse la fecundación y una nueva vida. Si la unión es también de mente, corazón y/o espíritu, se crea un nuevo crecimiento en las esferas psicológica, emocional o espiritual.

Cuando Afrodita influye en una relación, su efecto no se limita a lo romántico o sexual. El amor platónico, la conexión del alma, la amistad profunda, la relación, la comprensión empática son, todas ellas, expresiones del amor. Allí donde se genere crecimiento, se apoye una visión, se desarrolle el potencial, se aliente una chispa de creatividad –como sucede en la actividad de hacer de mentor/a, consejero/a, padres, o la actividad de dirección, enseñanza, edición, psicoterapia y análisis-, allí está Afrodita influyendo en las personas involucradas.

CALIDAD DE LA CONCIENCIA: COMO “A LA LUZ DE LAS CANDILEJAS”

La calidad de la conciencia que se asocia con Afrodita es única. Las diosas vírgenes se asocian con la conciencia concentrada en lo que tiene importancia para ellas. La receptividad de las diosas vulnerables está igualada por su conciencia difusa. Pero Afrodita tiene una cualidad de conciencia propia, que yo llamo la conciencia de Afrodita: está centrada, pero es receptiva; este tipo de conciencia incorpora el objeto de la atracción pero también se ve afectada por éste.

La conciencia de Afrodita se centra más y es más intensa que la de las diosas vulnerables. Pero es una conciencia más receptiva y atenta al objeto de su atención que la conciencia centrada de las diosas vírgenes. Así pues, no es ni como la lámpara de un cuarto de estar, que ilumina todo lo que cae dentro del radio de su brillo, con una luz cálida y suave, ni como un foco o un rayo láser. Considero que la conciencia de Afrodita es como las luces de un teatro que iluminan el escenario. Lo que mantenemos a la luz de las candilejas refuerza, dramatiza o magnifica el impacto de la experiencia sobre nosotros. Incorporamos lo que vemos y lo que oímos y reaccionamos a ello. Esta iluminación especial contribuye a extasiarnos ante una sinfonía, conmovernos ante una obra de teatro o las palabras de un orador; los sentimientos, las sensaciones, las impresiones y los recuerdos salen de nosotros en respuesta a lo que vemos y oímos. A su vez los que están en escena pueden llegar a ser inspirados por la audiencia, y dinamizados por la relación que sienten que se dirige hacia ellos.

Cualquiera que se haya enamorado alguna vez de una persona, lugar, una idea o un objeto, enfoca su atención sobre ellos con la conciencia de Afrodita. Pero no todos los que utilizan la conciencia de Afrodita están enamorados. El modo “enamorado” de Afrodita de considerar a la otra persona como si ésta fuera fascinante y bella es característica de las mujeres que personifican el arquetipo, y es una manera natural de relacionarse y de tener información para muchas mujeres (y hombres) a las que les gusta la gente y enfocan deliberadamente toda su atención sobre ésta.

PORTADORAS DE VISIÓN

Para hacer que un sueño se vuelva realidad, hay que tener primero el sueño, creer en él y trabajar por realizarlo. Normalmente, es esencial que otra persona que sea significativa para nosotros crea que ese sueño es posible: esa persona es una portadora de visión, cuya fe suele ser crucial… Puede ser la mujer que le inspira o musa. Según Toni Wolf, esta mujer especial llamada “mujer hetaria” fertiliza el lado creativo de un hombre y le ayuda a realizarlo.

LA DIOSA

Ella era llamada la más bella entre las diosas…Para Homero era una “amante de las risas” y rebosaba un irresistible encanto. Se la asociaba a las palomas, esas aves del amor que se arrullan, y con los cisnes, conocidos por su belleza y la manera de emparejarse; con las flores, especialmente las rosas, regalo tradicional de los amantes; con dulces fragantes y frutos, especialmente con las manzanas doradas y las sensuales granadas de color rojo pasión (un símbolo que comprarte con Perséfone).

LA AMANTE

Cualquier mujer que se enamora de alguien que, a su vez, está enamorado de ella, es en ese momento una personificación del arquetipo de Afrodita. Transformada temporalmente a partir de una común mortal en diosa del amor, se siente atractiva y sensual, una amante arquetípica.

ENAMORARSE

Cuando dos personas se enamoran, cada una ve a la otra bajo una intensa luz especial (la luz dorada de Afrodita) y se siente arrastrada hacia la belleza del otro. Hay una magia que flota en el aire; se evoca un estado de encantamiento y embelesado. Ambas se sienten bellas, especiales, con más similitud a un dios o una diosa que en su estado ordinario de ser. El campo de energía entre ambos queda emocionalmente cargado y se produce una “electricidad” erótica, que a su vez crea una atracción magnética recíproca. En el espacio ”dorado" que les rodea, las impresiones sensoriales se vuelven más intensas: oyen la música con más claridad, las fragancias pueden distinguirse mejor…

CREATIVIDAD

Afrodita constituye una tremenda fuerza para el cambio. A través de ella fluye la atracción, la unión, la fertilización, la incubación y el nacimiento de una nueva vida. Cuando se da este proceso en un plano puramente físico entre un hombre y una mujer, se concibe un bebé. Y la secuencia también es la misma en cualquier otro proceso creativo: atracción, unión, fertilización, incubación, nueva creación. El producto de esta creación pude ser tan abstracto como la unión inspirada de dos ideas que posteriormente dan luz a una nueva teoría.

El trabajo creativo surge de una implicación intensa y apasionada; casi como con un amante, la artista interactúa con “lo otro” para crear el ser de algo nuevo. Esto “otro” puede ser una pintura, una forma de danza, una composición musical, una escultura, un poema o un manuscrito, una nueva terapia o invento, que durante un tiempo es completamente absorbente y fascinante. La creatividad también es un proceso “sensual” para muchas personas; es una experiencia sensorial del momento que abarca el tacto, el sonido, las imágenes, el movimiento, incluso a veces, el olfato y el gusto. Un artista sumergido en un proceso creativo, al igual que un/a amante, muchas veces descubre que todos sus sentidos son potenciados y que recibe impresiones de la percepción a través de muchos canales.

EL CULTIVO DE AFRODITA

Afrodita es el arquetipo más involucrado en la experiencia sensual o sensorial. Por ello, cultivar una agudeza de percepción y una atención centrada en el aquí y ahora, invitan la presencia de Afrodita.

Imágenes de Tamara Philips y Sandro Botticelli